Quedarse callado o no hacer nada es ser cómplice, y seguramente el problema aumentará.