Es muy importante que puedas tener un diálogo fluido con tus padres o, si no pueden ser ellos, con un adulto de confianza.