¡Bien! Nunca es vergonzoso pedir disculpas.