Muchas veces los compañeros no hablan o no hacen nada por miedo, pero en el fondo no están de acuerdo. En cambio, si
te retractas, valorarán
tu valentía y se
sentirán aliviados.